Bajo emisivo

Los cristales de baja emisividad de última generación disminuyen las pérdidas energéticas, aumentan el confort y el ahorro energético y reducen las emisiones de CO2 según las exigencias del protocolo de Kioto.